¿Sos amante de los dulces? ¿Tenés ese postre favorito que te querés animar a hacer y no sabés por dónde empezar? Ya sea tortas, magdalenas, macarons o bombones, incursionar en la repostería implica unir sabores y texturas pero para llevarla a cabo se requiere de ciertos utensilios básicos. 

A medida que avances en esta área, irás necesitando nuevos utensilios pero por lo pronto hablaremos de los más elementales para empezar a elaborar tus propios dulces. Tené en cuenta que una buena herramienta siempre es una buena inversión: si la comprás de calidad y la cuidás como debés, puede durarte toda una vida. En este post te compartimos cuáles son los utensilios básicos para la repostería.

  • Balanza: Te será muy útil a la hora de pesar los ingredientes y te servirá no sólo para la repostería sino para cualquier otra receta. Hay balanzas digitales y de aguja y las más habituales son las que pesan hasta 4-5kg.
  • Medidores: El set más simple incluye una jarra medidora con doble escala (onzas y litros) tazas y cucharas que casi siempre vienen en juego de cuatro o cinco medidas. Son esenciales para pesar los gramos y medir líquidos: leche, agua, aceite.
  • Bowls: Se utilizan para mezclar, tamizar o batir ingredientes. Para la repostería necesitarás un juego de diferentes medidas de cuencos. Hay de múltiples materiales: plástico, madera, porcelana y cerámica, acero inoxidable y vidrio. Los bowls de acero inoxidable, ayudan a mantener el frío o calor en determinados ingredientes que lo necesitan. Los de plástico también son muy útiles, sobre todo los especiales para repostería, que incluyen un asa para volcarlos.
  • Batidora: Hay muchos tipos de batidoras, pero básicamente se dividen en dos tipos: las eléctricas y las manuales que se usan para batir diferentes ingredientes o triturarlos.
  • Espátulas: Se utiliza para levantar alimentos con mayor facilidad, para ayudarte a verter los ingredientes y para terminar de mezclarlos manualmente. Se recomienda las espátulas de silicona, te ayudará siempre en la cocina, no sólo para elaborar repostería. 
  • Cucharas de madera: Son indispensables en la cocina, no sólo en la repostería. Son muy importantes para trabajar en sartenes antiadherentes porque evitan que se rayen.
  • Rodillo o palo de amasar: Es importante para trabajar cualquier masa de galletitas, hojaldre o pan para ser estirada. Para empezar podés hacer uso de un buen rodillo de madera y según vayas avanzando, adquirir otros rodillos que necesites. Hay de múltiples materiales, como cerámica, mármol y acero inoxidable.
  • Cortadores: Son moldes abiertos por los dos extremos que sirven para cortar masas, por ejemplo para hacer galletitas. Hay cortadores de plástico, y acero inoxidable, entre otros y en una amplia variedad de formas, especial para cocinar con niños:  corazones, cuadrados, estrellas, etc. Los cortadores que más recomendamos son los de acero inoxidable, ya que permiten un mejor corte sin rebordes. Es muy importante para mantenerlos en el tiempo, limpiarlos con un paño húmedo y secarlos bien antes de guardarlos.
  • Moldes: Necesitarás moldes para hornear. Aquí se incluyen tarteras, moldes para budines, magdalenas, etc. Existen moldes de aluminio, silicona, cerámica, etc y de distintos tamaños. Recomendamos que lo mejor para empezar es comprar  un par de moldes redondos lisos de distintas medidas, y uno alargado. 
  • Bandejas: Para hornear, cocinar o refrigerar. Hay bandejas especiales antiadherentes y con un diseño especial para mejorar el horneado y la circulación del aire sobre las que podés colocar directamente tus dulces. También después de horneados los dulces hay que presentarlos de la mejor manera posible y las bandejas también sirven para ese fin. 
  • Manga pastelera: Sirve para distribuir cremas, o para decorar cualquier postre. Existen mangas de tela y de plástico desechables. Si la complementás con unas buenas boquillas tendrás el mejor accesorio de repostería.
  • Brocha: La broca o pincel en repostería se usa para dar brillo a las masas y  pintar con mantequilla fundida, almíbar, colorantes o glaseado. Pueden ser con cerdas naturales o de silicona. Las primeras, se usan para aplicar el glaseado o el almíbar en galletas o pasteles y se lavan con agua y jabón. Las de silicona suelen emplearse para engrasar los moldes con manteca o aceite y tienen un mantenimiento más sencillo.