Cómo cuidar las tablas de cortar de tu cocina

Las tablas de cortar son un accesorio imprescindible en cualquier cocina. En este post te compartimos algunos consejos para que sepas cómo cuidar las tablas de cortar de tu cocina y cómo mantenerlas.

Ya hemos hablado de cómo elegir el tamaño de las ollas y cuáles son los principales utensilios para hacer repostería pero hay ciertos elementos que son fundamentales en cualquier cocina. Las tablas de cortar no pueden faltar ya que prácticamente cualquier receta requiere manipular algunos ingredientes y sobre una tabla podemos cortar, picar y pelar con comodidad.

Hay varios tipos de tablas de cortar. Las de madera son las más tradicionales y las más seguras frente a posibles bacterias. Las más comunes son de haya, olivo, roble o bambú y pueden durarte años. También están las tablas sintéticas que son, comúnmente hablando, las de plástico. Las sintéticas de polipropileno y reforzadas se desgastan menos y no acumulan olores. Son más livianas y se pueden introducir en el lavavajillas. También son las preferidas de quienes buscan diseños más modernos.

Sea cual sea la que elijas, por el constante uso que tienen las tablas, especialmente las de madera, requieren algunos cuidados básicos y mantenimiento para conservarlas en perfecto estado durante más tiempo.

Como consejo, lo ideal es tener al menos dos tablas de cortar, una para vegetales y otra para carne y pescados y el cuidado deberá ser mayor si tenemos intolerantes o alérgicos en la familia para evitar la contaminación cruzada.

Cómo cuidar las tablas de cortar de tu cocina

Te compartimos algunos trucos sencillos:

  • A las tablas de madera hay que curarlas antes de usarla por primera vez. Para ello, debemos tomar un poco de aceite vegetal con un pañito y aplicarlo en toda la superficie, y repetir el procedimiento pasadas las 24 horas.
  • Manipular las tablas correctamente, lejos de fuentes de calor, evitando los golpes, los cortes muy bruscos y sin colocarle cosas muy pesadas encima.
  • Lavarlas inmediatamente después de su uso por higiene y seguridad alimentaria. Para ello, simplemente lavarlas con agua tibia, detergente o jabón neutro y una esponja suave.
  • Secarlas inmediatamente después de su uso.
  • Guardarlas en lugares secos, preferiblemente colgadas.
  • No dejar las tablas en remojo, ni en contacto con el agua por largos períodos de tiempo para evitar que se manchen y se resquebrajan y se convierten en foco de bacterias y malos olores. Las tablas son uno de los utensilios de la cocina que mayor cantidad de microbios acumulan.
  • Para eliminar posibles olores de algunos alimentos como la cebolla o el pescado y remover algunas manchas, hay que pasarle un paño mojado con jugo de limón y bicarbonato de sodio y luego secar la tabla.
  • En las tablas de madera comienzan a aparecer pequeñas grietas en su superficie debido al roce del cuchillo, por lo que se aconseja pasar una lija de agua de grano fino y aplicar una capa de aceite vegetal cada cierto período de tiempo.

¡Hacé clic acá para encontrar la tabla de cortar que necesitás para preparar tus deliciosas recetas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *